Perú debe mantener su reputación

 

¿Cómo se percibe a Perú?
Tiene una muy buena reputación, en un contexto en el que otros países de la región como Venezuela no lo tiene tanto. Aunque Perú tiene una pequeña economía, se ven que las cosas están bien.
Perú debe mantener su reputación como un país confiable para continuar atrayendo los recursos financieros de los inversionistas.
A pesar que en los últimos cinco años los términos de intercambio comercial del Perú han caído 30%, gracias al manejo de la política económica que ha sido conservadora ha podido resistir y lograr uno de los crecimientos más altos de la región. Es un logro importante y se reconoce.

¿Cuáles son las proyecciones de la economía americana y cómo podría afectar a la economía peruana?
El reto es como una balanza. Cuando la economía de Estados Unidos es buena, le va bien a todo el mundo, hay importaciones e intercambio comercial. Pero, fuera de la balanza tenemos pérdida del Estado Federal y elevada tasa de interés.
A pesar que la economía mundial depende menos de Estados Unidos, aún se ve influenciada por su política monetaria. Estamos en una situación extraña.

Y China por otro lado…
En términos de commodities y metales el impacto de China es enorme. En términos de economía se ubica en segundo lugar luego de Estados Unidos. China es muy importante.
A principio de año todo el mundo estaba muy concentrado acerca del desarrollo de China, y este impacto se puede ver en las perspectivas de crecimiento a nivel general y cómo va el valor de las monedas locales, los que han ido cambiando.
Las personas están más felices y con una mejor opinión sobre la situación económica, y no es porque a China le esté yendo mejor sino porque las perspectivas de la gente eran negativas y se han dado cuenta que la situación no es tan mala.
Es innegable que es importante reflexionar sobre cuánta presión pueden soportar las economías de los países en vista de la desaceleración de China. Y las preguntas válidas que todos nos hacemos son ¿Se recuperará? ¿Volverá a comprar? ¿Veremos de nuevo precios de US$1,600 para el oro, US$50 para la plata o US$100 para el petróleo?.

¿Estamos frente a nueva dinámica económica?
Una situación que ha cambiado en los mercados emergentes es la menor dependencia del dólar. Hay países que emiten bonos de deuda en moneda local, pero el problema es que luego los tenedores de esos bonos los venden. Esto, también es un riesgo.

En Sudamérica se está viviendo una situación especial con las economías emergentes como Brasil…
Brasil forma parte de la economía de los BRICS y está muy afectada por la crisis de los commodities y alimenticio. La economía de Brasil es grande y está teniendo problemas. Siempre es difícil estar al costado de economías tan grandes como Brasil. Tendrá menor comercio y eso afectará a Perú.
El tema reputacional también afectará a Perú porque los inversionistas dirán Perú está cerca a Brasil, como pensando que están en la misma situación por encontrarse en el mismo continente.
Esperemos que las cosas mejoren en Brasil. Hace poco el Fondo Monetario Internacional ha comunicado que invertir en Brasil es positivo.
En el caso de China está creciendo en un puntaje de 6% y 7%, mientras que India está creciendo a un punto porcentual más que China, pero ellos tienen una economía distinta que está afincada en los servicios.
Brasil y Rusia, se encuentran en una situación totalmente distinta. China le está comprando a Brasil.

¿Cuáles son las perspectivas para los países productores de minerales frente a este dinamismo?
Que un país produzca commodities como oro, plata y petróleo, y que el precio de los metales suba es bueno, pero un país necesita tener una economía más diversificada.
Si ves a cualquier parte del mundo, cuando un país solo depende de un commodities su economía es frágil. Incluso, si son países ricos son frágiles.
Se tiene que incentivar la manufactura y servicios.
Por ejemplo, Noruega es un país que ha invertido el dinero del petróleo en otras fuentes de la economía, que es algo difícil de hacer. Es un ejemplo, de cómo se puede diversificar la economía de un país.

Es una decisión de política económica de un país…
Es como hacer crecer un jardín, porque toma su tiempo y tiene que ser diverso. Es una decisión de país. No es como hacer una carretera que es rápido.
Un país puede hacer una lista de qué necesita el país: educación, buen sistema bancario, reglas simples, etc. Pero, llevarlo a la acción es complicado y tarda tiempo.

¿De qué depende un buen pronóstico económico?
De acuerdo a las investigaciones y estudios sicológicos que he realizado para ver los estilos de pensamientos que hacen que las personas puedan tener mejores proyecciones de la economía es importante la actitud mental y la capacidad autocrítica. Un buen pronóstico no depende de la experiencia ni de la formación profesional.
Un pronosticador exitoso siempre busca rodearse de personas que estén en desacuerdo con él, porque ello implica desafíos y oportunidades para el aprendizaje.
Es importante cambiar las opiniones cuando las circunstancias y los hechos cambian. Es un reto, porque es muy difícil cambiar la forma de pensar.
Los economistas John Maynard e Irving Fisher vieron influenciadas sus vidas y carreas profesionales con sus éxitos y fracasos cuando hacían pronósticos económicos. Kanes hacía malos pronósticos, pero en privado, él sabía que era falible y cambió su forma de pensar; Fisher también, pero él compartía sus predicciones con las empresas y hasta las publicaba en los periódicos y eso fue lo que lo llevó a pique cuando la bolsa cayó.


Facebook Comments