ESPECIAL: Minería en primera fila para la reactivación económica del país

Luego del Estado de Emergencia, el sector minero se pondrá en primera fila para contribuir a la recuperación económica y social de nuestro país. Además, tendrá que superar algunos desafíos y adaptarse a la nueva realidad para operar con seguridad y preservar la salud de los trabajadores.

Un escenario mundial inédito ha generado la pandemia de coronavirus Covid-19, poniendo en riesgo la vida de miles de personas y provocando una recesión mundial. Su evolución ha provocado incertidumbre, al igual que su impacto en la industria minera.
La respuesta del sector, tras el anuncio de Estado de Emergencia del Gobierno peruano, fue: el 75% de la fuerza laboral minera desmovilizada con algunas dificultades y la continuidad de las actividades críticas.

Pero ¿Qué desafíos tendrá que superar el sector para reiniciar las actividades y enfrentar esta crisis sin precedentes? “Las áreas de gestión humana tienen un trabajo intenso y transversal. Tendrán que contar con el compromiso de las gerencias y los trabajadores para asegurar la continuidad de las operaciones mineras, mantener los puestos laborales y cumplir con los estándares de salubridad en las unidades mineras. El clima interno será primordial para asegurar la convivencia diaria saludable”, manifiesta, Mary Isabel Verástegui León, Consultora de Downing Teal Perú.

Desde el ámbito de los trabajadores, refiere, se enfrentarán a la adaptación emocional de “la nueva realidad” (el antes y después de la pandemia). “Los trabajadores regresarán a la unidad minera teniendo la preocupación del contagio de su familia y las consecuencias, a la vez, la familia se puede preocupar del contagio en los desplazamientos. Esta situación requiere acompañamiento
para el trabajador y sus familias, quienes no han estado acostumbrados a regímenes largos”, manifiesta.

Asimismo, los trabajadores permanecerán más tiempo en los campamentos, situación nueva para los jóvenes y; retorno a los regímenes largos de quienes ya han trabajado en regímenes largos. Para mitigar los comportamientos inseguros (ante el COVID-19 y a sus actividades laborales) y desempeñar sus actividades laborales con seguridad y así, prevenir los accidentes, indica Mary Verástegui, las empresas incrementarán el acompañamiento emocional para los trabajadores.

Para la consultora de Downing Teal Perú, la interdependencia de todos los trabajadores, hoy más que nunca, se hace evidente para lograr el desarrollo de las actividades y mitigar las situaciones de ansiedad que se podría presentar en los mismos.

Recuperación progresiva

Para Miguel Cardozo, vicepresidente del Instituto de Ingeniero de Minas del Perú (IIMP), la reactivación económica del país es tan importante como la batalla contra el coronavirus. De esta coyuntura, manifestó, saldremos fortalecidos si recuperamos
los recursos invertidos en esta lucha contra la pandemia, si evitamos el colapso de la cadena de pagos y al mismo tiempo
recuperamos progresivamente las capacidades operativas de todas nuestras actividades económicas.

En este contexto, indica que la minería es de importancia vital pues el desarrollo económico que necesitamos es de carácter
nacional y ella está presente en 17 de las 25 regiones del país. Asimismo, la actividad aporta en gran medida al desarrollo local y regional vía sus contribuciones al canon y otros impuestos y es la industria que lidera largamente la inversión privada, creando polos de desarrollo en lugares remotos y económicamente deprimidos, donde dinamiza la actividad económica, impulsa la infraestructura y el empleo, así como la mejora de los servicios básicos, como salud y educación. “Los desafíos de la reactivación son, por lo tanto, una preocupación de carácter nacional y no solo de un sector económico”, refirió.

Se debe además, según Cardozo, proyectar estos cuidados hacia el entorno social en el que operan y lograr la confianza
de los pobladores y autoridades, quienes deben ver a la minería como un socio estratégico, tanto en estas circunstancias
adversas, así como para su crecimiento económico y desarrollo sostenible en el más largo plazo.

Rol del sector

Según afirmó Víctor Gobitz, CEO – Gerente General de Compañía de Minas Buenaventura, ante los estragos que viene causando a nuestro país la pandemia del Covid-19, el sector minero se pondrá en primera fila para contribuir a la recuperación socioeconómica del país y, particularmente de las regiones donde se desarrollan sus operaciones.

“Los efectos (del coronavirus) son muy serios, muchos somos y seremos los afectados, todavía es difícil establecer los resultados finales de esta pandemia, pero tenemos que ser solidarios y a la vez optimistas porque estamos seguros de que nos recuperaremos”, reflexionó Gobitz, tras asumir la presidencia del IIMP.

Reinicio de actividades

Sobre el reinicio de actividades del sector, el exviceministro de Minas, Ricardo Labó, dijo que frente al futuro levantamiento del estado de emergencia, la minería no iniciaría actividades inmediatamente, sino que tardaría hasta siete días. Consideró también no será a su total capacidad.

Explicó que el flujo de preparación para que se reinicien las actividades mineras, consistiría en el aviso a los trabajadores, la organización y las inducciones; el traslado de un equipo de avanzada; la preparación de operaciones; mover al personal operativo; las inducciones en el campamento, hasta el inicio del trabajo.

Asimismo, señaló que la nueva capacidad operativa de la mina tendrá que tomar en cuenta distintos factores, frente al nuevo escenario que se afrontará por el efecto del COVID-19.

Apoyo a los pequeños mineros

La pequeña y la mediana minería no cuentan con las espaldas financieras que posee la Gran Minería, por este motivo, la Central Nacional de Federaciones de la Pequeña Minería instó al Gobierno a permitir que la pequeña minería y la minería artesanal puedan operar a pesar de las restricciones.

El gremio señaló, citando al economista Hernando de Soto, que los pequeños emprendedores mineros del Perú se encuentran sentados sobre reservas mineras probadas que tienen un valor 18 veces mayor que el presupuesto anual del Estado peruano, que además provienen generalmente de las clases populares del Perú y se encuentran, en su mayoría, asociados a los que habitan la superficie de los grandes yacimientos mineros.

“El reto concreto de la minería es generar en todas y cada una de la unidades operativas un ecosistema protegido y controlado en el cual no penetre el Covid-19 y si éste lograra penetrar, tener las condiciones y capacidades propias para confinarlo y detener su avance”.
Miguel Cardozo
Vicepresidente del Instituto de Ingeniero de Minas del Perú (IIMP)

“La comunicación fluida de los(as) trabajadores(as) con sus familiares será vital para lograr tranquilidad y las relaciones en la unidad minera muestren compañerismo, camaradería, lazos de amistad, confraternidad”.
Mary Isabel Verástegui León
Consultora de Downing Teal Perú

“El sector minero contribuirá a la recuperación del país y de las regiones que nos acojan. Vamos a sacar adelante a Perú cuando alineemos el sector privado y público. Esa es una tarea pendiente en la que tenemos que contribuir”
Víctor Gobitz
CEO – Gerente General de Compañía de Minas Buenaventura

“La minería no iniciaría actividades inmediatamente, sino que tardaría hasta siete días”.
Ricardo Labó
Ex viceministro de Minas

Más información en el Suplemento de la Edición 137 de Horizonte Minero:

https://es.calameo.com/read/00012622627444fc720ab

Fuente: Horizonte Minero

Facebook Comments