El Internet de las Cosas comienza con un sensor

El Internet de las cosas (IoT) siempre comienza con un sensor. Después de todo, las cosas no pueden capturar estados o llevar a cabo acciones a menos que estén equipados con sensores. Estas dos actividades y una conexión a la web son las que hacen posible que estos objetos sean “inteligentes” sin la ayuda de humanos.

KELLER AG für Druckmesstechnik es el fabricante líder europeo de sensores de presión y por tanto, un socio clave para la implantación de soluciones IoT.

En la actualidad IoT es un término bastante extendido y en parte también, controvertido. Sin embargo, tanto si somos conscientes o no, el Internet de las Cosas nos rodea todos los días y por todas partes. Si, por ejemplo, usted puede controlar las grabaciones de televisión o las luces de su casa usando su smartphone, esto corresponde a la categoría de ‚Hogar Inteligente‛. Si una empresa utiliza procesos automáticos e independientes en sus medidas organizativas, esto es lo que llamamos‚ Industria Inteligente‛ o ‚Industria 4.0‛. Otros términos relacionados incluyen ‚energía inteligente‛, ‚movilidad inteligente‛ y ‚ salud inteligente‛. Independientemente del sector, el sensor es el proveedor de datos más importante y, por lo tanto, el Las inundaciones repentinas son súbitas e imprevisibles.

 Alerta automática de inundación repentina para una rápida protección ante peligros

Internetdelascosas1

Esto significa que se requiere una solución de IoT capaz de identificar los peligros de una forma rápida y fiable, que alerte a la gente las 24 horas del día sobre las posibles inundaciones. De este modo, los servicios de emergencia pueden ser notificados automáticamente, en cuestión de segundos, para que se puedan tomar las medidas ade­cuadas rápidamente, incluso en los rincones más remo­tos de la región.

La unidad de comunicación remota GSM-2 de KELLER forma parte de este sistema de alertas. El GSM-2 com­bina un registrador de datos autónomo y un transmisor remoto en un solo dispositivo. Cuando se combina con un transmisor o un sensor de nivel, transmite de forma fiable los niveles de agua y los datos de presión a través de la red de telefonía móvil GSM por SMS, correo electrónico o FTP a los responsables para emitir avisos de inundación antes de que se produzca una tragedia.

Los tanques de cerveza conectados en red deleitan a propietarios y plantas cerveceras

La medición de nivel con un transmisor remoto no solo es una práctica muy útil para la detección de peligros, sino también para otras aplicaciones de llenado y control de nivel. Tomemos, por ejemplo, un restaurante en el que un tanque de cerveza que se vacía sin control podría ser altamente perjudicial para el propietario.

En esta aplicación, dos transmisores de presión trabajan en el corazón de la solución para medir el nivel de líqui­do en el depósito y envían un mensaje de advertencia a la planta cervecera por correo electrónico, utilizando la unidad de comunicación remota GSM-2, la red de tele­fonía móvil e Internet. Esto desencadena una propuesta automática de pedido al propietario de la cervecera, quien simplemente tiene que confirmar el pedido.

Esta solución automatizada e “inteligente‟ M2M (machine to machine / máquina a máquina) reduce el estrés de los propietarios y ahorra a los conductores de las plantas cer­veceras  “repartos de emergencia” no rentables durante los fines de semana. Las entradas de pedidos inexactos son ahora cosa del pasado, el envío puede ser optimi­zado y los propietarios tienen un suministro continuo de cerveza fresca, disponible en todo momento.

internet_Página_2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Gestión “inteligente” del depósito de combustible con precios actualizados diariamente

Junto con el agua y las bebidas, los combustibles son otros fluidos adecuados para ser gestionado por medio de procesos automatizados e “inteligentes”.  La monito­rización remota de los niveles de llenado de los tanques de gasóleo para calefacción, diésel y gasolina es un gran apoyo para empresas de hidrocarburos, así como para los propietarios de estaciones de servicio y administradores de propiedades por igual.

Internetdelascosas2KELLER ha desarrollado el sistema ‚EasyOil®‛ de mo­notorización remota, en colaboración con un proveedor suizo de aceite mineral. Este sistema ha encontrado su lugar en el mercado y es el punto de venta clave para los clientes en el 80% de los contratos celebrados para la entrega del gasóleo de calefacción.

El proceso de pedido es el mismo que para el depósito de cerveza: la presión y el nivel de aceite se miden en el punto más bajo del depósito, el contenido en litros se calcula en función de la forma del depósito y los datos se transmiten vía GSM. Una característica especial de esta aplicación es el software específico del cliente. Además de los datos actuales como el nivel de llenado, consumo e historial de pedidos, también contiene precios del carburante, que se actualizan dos veces al día. Esta combinación de información optimiza el proceso de pedidos, permitiendo a los clientes almacenar existencias cuando el precio del petróleo es bajo o cuando el camión cisterna está a la vuelta de la esquina.

Dado al riesgo que existe en las gasolineras de que una chispa eléctrica provoque la explosión de la atmósfera que contiene gas, cualquier transmisor de presión que realice mediciones en este tipo de entorno debe ser intrín­secamente seguro. Para el control de nivel de llenado en las gasolineras se utiliza la unidad de transmisión remota GSM-3, del que se ha aumentado su capacidad para inc­luir una caja con barreras de seguridad incorporadas que limitan la salida eléctrica del sistema de medición dentro de la zona con riesgo de explosión (zona EX), previnien­do así la formación de chispas.

Monitorización integral de la distribución de productos químicos

El riesgo de explosión es también una cuestión clave cuando se trata de productos químicos. Los almacenes pertenecientes a fabricantes y distribuidores de sustancias químicas contienen una gran cantidad de recipientes químicos cuyo contenido es nocivo y explosivo.

En la mayoría de los casos, el nivel de llenado dentro de los recipientes de productos químicos no se mide ni se muestra visualmente en el exterior. Una opción sería instalar un flotador de alta resistencia, pero no es suficiente para garantizar un transporte seguro o para moni­torear continuamente el contenido de la cisterna durante el transporte. Sin embargo, el control permaproductosnente es un factor esencial para garantizar una entrega conforme a los estándares pertinentes.

Si se mide tanto la presión dentro del recipiente como el nivel de llenado, se puede comprobar si el depósito está bien cerrado o si se ha abierto durante el transporte. El registro también indica si el depósito ha sufrido o no una aceleración excesiva.

En esta aplicación, el nivel de llenado también se mide mediante dos transductores de presión compactos de la serie 7 LD. KELLER ha colaborado en el desarrollo de una solución que integra los transductores a la vez que permite al recipiente o depósito mantener su forma origi­nal. Como el recipiente está sometido a presión, se fija un transductor en la parte superior del recipiente para medir el margen de llenado, y el otro transductor se fija en la parte inferior para medir la presión total del recipiente. La presión diferencial entre los dos transductores 7 LD es igual al nivel químico dentro del recipiente.

Finalmente, esta información junto con la temperatura y la ubicación de los contenedores, se transmite, conectándose al Internet de las Cosas, lo que facilita el acceso a información vital cuando más se necesita, asegurando un adecuado monitoreo químico.

Control de los cambios de carga en los puentes

Otra área en la que los sensores facilitan la monitori­zación inteligente es en la medición de la potencia, en la que los sensores de presión se emplean para me­dir y registrar la distribución de carga en los puentes.

El volumen de tráfico no es constante y, en particular la creciente proporción de camiones ejerce una presión cada vez mayor sobre los puentes. Pero incluso el ter­reno tampoco es un elemento estático, debido a que las placas tectónicas hacen que todo el planeta se mueva y que el suelo bajo nuestros pies cambie diariamente. Estas dos variables causan que la distribución de la car­ga en un puente cambie. Para garantizar una seguridad continua, es necesario controlar e identificar permanen­temente los cambios en la distribución de la carga medi­ante sensores.

Anteriormente, la carga del puente se visualizaba con un indicador mecánico en sus apoyos, y debía ser leído in situ. KELLER ha centrado su atención en este elemento de soporte central del puente y ha integrado una solu­ción de medición de presión en red en el rodamiento del puente. El puente transfiere la carga a un amortiguador elastómero(1). Entre el sensor de presión(2) y el elastóme­ro hay una capa de grasa(3) que funciona como medio de transmisión de presión y permite medir la presión interna debido a la carga. Este cambio de presión está determinado por un transmisor de presión en el que el diseño específico del cliente se integra perfectamente en el apoyo de puente.

El módulo GSM(4) lee los datos directamente a través de una interfaz digital y envía, en función del valor medido, un mensaje de advertencia a los responsables. El uso de sensores de presión de acero inoxidable, con una vida útil especialmente larga, garantiza décadas de medicio­nes fiables y seguridad funcional. Conectados al Internet de las Cosas, los puentes se pueden monitorear de ma­nera segura y permanente y, en caso necesario, bloque­ar inmediatamente, si la distribución de la carga cambia peligrosamente.

El Internet de las Cosas ofrece soluciones “inteligentes” que ayudan a hacer la vida más fácil y cómoda, mejoran
y agilizan los procesos, al recibir la información a tiempo, que antes no estaba disponible o era difícil de obtener. Las
soluciones inteligentes, son altamente personalizadas, pero siempre comienzan con un objeto y un sensor.

 

Mayor información: info@keller-druck.com

 

Facebook Comments