Fernando Borja: “Las empresas responderán proactivamente en este nuevo escenario del desarrollo minero”

Desde antes de la pandemia, las empresas mineras han operado con altos estándares de seguridad, por ello, Fernando Borja, Gerente General del Instituto de Seguridad Minera (ISEM), manifiesta que responderán, con un alto desempeño, en la elaboración de protocolos de prevención del Covid-19 y en su cumplimiento.

¿Qué medidas tomaron para adecuarse al Estado de Emergencia y continuar las labores institucionales?
Desde el primer día de la emergencia nacional, en el ISEM hemos asumido nuestra responsabilidad con convicción y compromiso en el cumplimiento de todas las normas legales emitidas por el Gobierno para proteger la seguridad y salud de nuestros colaboradores, clientes y usuarios. Por ello, se decidió paralizar todas nuestras operaciones en las 10 sedes que contamos en las distintas regiones de nuestro país, ya que nuestras actividades no están consideradas como esenciales.

De la misma manera, con nuestros entrenadores que están en mina, se procedió a movilizarlos coordinadamente con los titulares mineros para que puedan cumplir la cuarentena en casa. Solo un 3% de nuestros trabajadores no pudieron movilizarse de las unidades mineras a sus hogares por las dificultades de traslado en las distintas regiones del país para llegar a sus hogares. Por ello, se coordinó con las unidades mineras para que puedan cumplir la cuarentena en mina. Esta práctica desde el punto de vista epidemiológico ha sido positiva, pues ninguno de nuestros colaboradores resultó enfermo.

En este tiempo, con nuestra área de Seguridad y Salud Ocupacional hemos desarrollado protocolos para la prevención del Covid-19, cuando retornemos a nuestras actividades, tanto para los trabajadores del ISEM como para los asistentes a los cursos de capacitación que impartimos. Hemos realizado capacitaciones virtuales a nuestros colaboradores sobre temas relacionados al Covid-19, tanto de cuidados en casa como al retorno al trabajo. A su vez ha sido una oportunidad de sentirnos cerca a nuestros colaboradores en estos momentos tan difíciles y de incertidumbre nacional y mundial.

En su opinión ¿Cuáles serán los principales desafíos que afrontarán las empresas mineras cuando reinicien sus actividades, en el ámbito de la gestión de seguridad y salud ocupacional?
El regreso a la normalidad es todavía incierto y particularmente complejo. Pese a ello debemos en primer lugar mencionar que las empresas mineras en nuestro país, se han desempeñado, desde antes de la pandemia, con altos estándares de seguridad. Las empresas contratistas progresivamente en los últimos 10 años pasaron de un comportamiento pasivo en seguridad y salud ocupacional a otro, de tipo proactivo. Ello ha determinado un importante avance sostenido en el control de riesgos de fatalidades. Es cierto que estos se encuentran en mejoramiento continuo por exigencia propia de los sistemas de gestión de seguridad y salud en introyectar roles en los trabajadores, pero estamos seguros y confiamos que las empresas responderán con un alto desempeño no solo en la elaboración de protocolos de prevención del Covid-19, sino de modo importante en su cumplimiento.

Conocemos de la elaboración de exigentes documentos técnicos y protocolos de empresas mineras, que posiblemente otros centros de trabajo deberían imitar por su nivel de detalle y de previsión frente a las principales vías de transmisión. La vigilancia de la salud de los trabajadores es una función central que todos los centros de trabajo deberán fortalecer y dirigir de modo especial a la prevención de Covid-19.

Las empresas mineras también se han alineado a ello y deberán complementar sus recursos para la dotación de medios de protección, pero también para la identificación de casos, la desmovilización de casos positivos, el apoyo al control de contagio de contactos, la atención y derivación oportuna de casos severos. Todo ello, por supuesto bajo, las normas y protocolos que dicte el Gobierno Central, que estamos seguros serán superados por los estándares de las empresas mineras.

¿Cómo adecuarán los cursos especializados que imparten en la minas para continuar capacitando a los trabajadores?
Sin duda, el retorno a las operaciones deberá realizarse de modo ordenado y progresivo lo cual llevará al control de la densidad poblacional en áreas, la regulación del contacto social y de interacciones, el uso de espacios y superficies, lo que llevará a nuevas formas de organización de los medios de trabajo, especialmente en minería.

Sin embargo, el flujo de operaciones deberá mantenerse, garantizando sobre todo en estos momentos, el cumplimiento de indicadores de puesta de servicios, operaciones y productos. Las operaciones mineras se mantendrán en lo sustantivo y con ello la necesidad de obtener trabajadores competentes en todos los lugares de trabajo. Las competencias deberán mantenerse con estrategias de capacitación ad-hoc.

Estas estrategias de capacitación deberán ser obtenidas a partir de cada cliente, ofreciendo los mismos o mejores
resultados. En beneficio de nuestros clientes, hemos potenciado nuestras plataformas virtuales, consideramos
en nuestra oferta institucional el desarrollo de cuatro tipos o modelos de capacitación.

La primera basada en la de tipo virtual asincrónica, una segunda de tipo sincrónica, una tercera semipresencial con una primera fase virtual sincrónica y presencial in-house con aula invertida, un tercer modelo de tipo presencial también in-house, sobre todo esta última considerando los denominados riesgos críticos por la necesidad de mantener las competencias prácticas y psicomotoras en riesgos críticos como en trabajo en altura, espacio confinado, trabajo en caliente, riesgo eléctrico, entre otros.

Consideramos que mantener un protocolo de prevención Covid-19, también durante las actividades de capacitación que es parte de las exigencias de retorno a labores, pero sobre todo de la reactivación económica del país, que se mantendrá con estos retos hasta la culminación del año.

Finalmente, estoy convencido de que saldremos fortalecidos de esta crisis que, a pesar de sus catastróficos efectos, ayudará a desarrollar una cultura preventiva en todo nuestro país, ya que nos ha enseñado a tener especial cuidado de nosotros mismos, de nuestros seres queridos y de las personas con las cuales interactuamos. Instamos a permanecer unidos para enfrentar los desafíos de salud, sociales y económicos que nos queda por delante.

Más información en el Suplemento de la Edición 137 de Horizonte Minero:

https://es.calameo.com/read/00012622627444fc720ab

Fuente: Horizonte Minero

Facebook Comments