Optimización de Procesos Mineros

Los minerales extraídos en una operación minera están compuestos por diversas especies, algunas de ellas de valor comercial, usualmente las menos abundantes, y otras de menor valor o sin valor relativo. La metalurgia extractiva corresponde al conjunto de procesos que se llevan a cabo para separar selectivamente las especies de interés de aquellas sin valor. En términos generales se puede subdividir en cuatro grandes áreas: procesamiento de minerales, procesos hidrometalúrgicos, electrometalúrgicos y piro metalúrgicos. Cada una de estas áreas enfrenta desafíos de complejidad creciente como consecuencia de la disminución sostenida de las leyes en los yacimientos, aparición de elementos penalizados y regulaciones medioambientales cada vez más exigentes.
El procesamiento de minerales y la metalurgia extractiva envuelven al conjunto de operaciones que se llevan a cabo para separar selectivamente especies de interés de aquellas sin valor. Dentro del procesamiento de minerales se distinguen las áreas de conminución, concentración de minerales, separación sólido líquido y operaciones anexas como el transporte de pulpa, mientras que en la metalurgia extractiva se identifican aquellas de hidrometalurgia, pirometalurgia y electrometalurgia.

Cada una de las áreas mencionadas enfrenta desafíos de complejidad creciente como consecuencia de la disminución sostenida de las leyes en los yacimientos, aparición de elementos penalizados y regulaciones medioambientales cada vez más exigentes.
Lo anterior releva la necesidad de mantener líneas de investigación, desarrollo e innovación que sustenten tecnologías adecuadas y eficientes. Resulta entonces indispensable contar con la optimización de procesos mineros para corregir y mejorar la forma de extracción que se ha llevado a cabo en el pasado y que ha traído muchas protestas de los grupos ambientalistas en cuanto al desarrollo sostenible del planeta. El objetivo de la optimización es generar pruebas nuevas, ensayos metalúrgicos y simulaciones en programas especializados para así formular procedimientos innovadores y desarrollar tecnologías que permitan hacer un proceso más óptimo, más seguro, con menores pérdidas, menos consumo de electricidad y un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles.
Esto, tanto en los yacimientos actualmente en explotación como de aquellas reservas identificadas y que permitan además hacer frente a los desafíos que se vislumbran en el futuro, teniendo en cuenta la parte ambiental y el uso de tecnologías limpias en la minería del siglo XXI.
La optimización busca satisfacer demandas dinámicas y exigentes e el mercado del procesamiento de minerales y la metalurgia extractiva. Entre las nuevas tecnologías ya se habla del uso del plasma como nueva tecnología de fractura de rocas, monitoreo satelital por GPS de las vetas y operaciones mineras, hacer una minería sostenible social y ambientalmente. Ello, con un adecuado estudio de impacto ambiental y un plan de remediación y tratamiento de relaves y efluentes, así como el uso de sistemas inteligentes de control automatizado que permita altos rendimientos y garantice la seguridad y bienestar de los trabajadores de la planta de procesamiento de minerales.

Por: Ing. Carlos De La Torre Vivar . GMI Ingenieros y Consultores

Ing. Carlos de la Torre Vivar.
Ing. Carlos de la Torre Vivar.
Facebook Comments

COMMENTS

Leave a Comment